lunes, 6 de mayo de 2013

R.E.M. - "Losing my religion" (1991)

En el libreto de su recopilatorio "In Time", R.E.M. reconocía que su historia como banda se dividía en dos partes bien diferenciadas, marcadas por el abrumador éxito de "Losing my religion". El pepinazo que dio R.E.M. con esta canción fue de los que hacen historia, siendo una de los temas más radiados del año, y convirtiéndose en un hit que ha perdurado sin estropearse. No se trata de un clásico noventero que caducara con la década, ni mucho menos.

El video para esta canción (nacida a partir del afán del guitarrista Peter Buck por tocar la mandolina) fue dirigido por Tarsem Singh, un director indio que empezó su carrera con videoclips, pero que después se lanzó al cine, debutando con "The Cell", en 2001, una película protagonizada por Jennifer Lopez, en la que el gusto del hindú por las imágenes retorcidas e inquietantes se desbocaba sin cortapisas.

La mano del director se deja sentir en el video de "Losing my religion" mucho más que la mano de la propia banda. El clip es una sucesión de imágenes evocadoras pero sin un sentido articulado a partir de sí mismas. Quizás refleje así la propia letra de la canción, cuyo verdadero significado sigue siendo un pequeño misterio. El cantante Michael Stipe ha explicado en alguna ocasión que es una canción sobre amor no correspondido, pero ciertamente la letra es tan ambigua que puede aplicarse a contextos más diversos.

La atmósfera es muy irreal, como de ensoñación. Los integrantes de R.E.M. (los cuatro vestidos en tonos blancos y negros) se mueven por una habitación casi desnuda, de forma muy discreta los músicos y mucho más melodramática el propio Stipe, que termina agitando los brazos un poco locamente como si no supiera qué hacer con ellos sin un micrófono en las manos (in crescendo, desde el 1:56 en adelante).

Los chicos aquí sentados...

...y Michael casi todo el rato de pie (de hecho, en el 1:20 hace amago de levantarse de la silla pero no llega a hacerlo, para sorpresa del cámara)

El video mezcla sin aparente criterio imaginería religiosa católica e hindú con imágenes que recuerdan a la iconografía soviética de fábricas y obreros, y a estampas claramente inspiradas en la pintura de Caravaggio y su uso de las luces y las sombras.




De hecho, si hay algo parecido a una línea argumental dentro del videoclip es la caída de un viejo ángel, mal custodiado por un ángel negro, desde un cielo paradisiaco a un interior ambientado en el siglo XVII. Allí, los lugareños le tratan con una mezcla de temor, respeto y burla (sólo a Tarsem Singh se le ocurre un ángel con peluquín), e incluso uno de ellos, como Tomás el Apóstol, hurga en la herida del ángel, ante su sorpresa, para cerciorarse de que es real.


"Losing my religion" (expresión hecha para "perder la paciencia" o "perder la compostura" en el sur de Estados Unidos) sigue siendo un video peculiar y cautivador, maravilloso, para una canción que emociona igual cada vez que la escuchas. Te obliga a escuchar y atender, porque sientes que la letra y las imágenes, más de veinte años después, aún necesitan ser desentrañadas.



5 comentarios:

Richard C. dijo...

Completamente de acuerdo contigo, escucharla es un ejercicio de renovación de fe. Magnífica reseña de un video que por su calidad supero a la polémica. La canción es parte de la historia universal

Ana dijo...

Muchas gracias por su comentario, Richard C. ¡¡Un saludo afectuoso!!

Iván Mauricio Durán dijo...

Algunos dicen que el vídeo clip está inspirado en un cuento de Gabriel García Márquez 'Un señor muy viejo con unas alas enormes'

Unknown dijo...

hay una parte del video donde el angel negro pareciera estar teniendo relaciones con otra persona, que reprsenta eso, estoy equivocada? lo pasan muy rapidamente en el minuto 1:53

Ana dijo...

Hola Unknown. Tienes razón. Es un momento un poco ambiguo, se deja a la interpretación de cada cual. El ángel hace un movimiento que recuerda al acto sexual pero unos segundos después se da la vuelta y no se ve a nadie más. Como todo en este video, hay que pensarlo desde la subjetividad de cada uno. Un saludo y gracias por leer y comentar.

Publicar un comentario