jueves, 13 de julio de 2017

Hooverphonic - "Mad about you" (2000)

Si eres de los que piensa que Bélgica sólo nos ha dado a Jean Claude Van Damme, a Tintín y un sabroso chocolate, déjame que añada esta canción de Hooverphonic a tu lista. "Mad about you" fue el gran éxito de esta banda, perteneciente a su segundo álbum, "The Magnificent Tree". Es, de hecho, una gran canción y sonó con relevancia en el año 2000. No lo han vuelto a repetir, pero siguen publicando discos. Recientemente, repasaron sus éxitos junto a una orquesta, lo que dio pie a una interesante nueva versión de este tema.

Hubo dos videoclips para esta canción. Uno de ellos transcurre en una especie de centro de detención soviético o de la Alemania federal; el otro es el que veremos aquí. No he podido encontrar datos sobre la producción del video, por lo que me limitaré a describirlo y dar la interpretación que yo, y sólo yo, hago del mismo.

"Mad about you" se inicia con la cantante Geike Arnaert (que abandonó el grupo en 2008 y fue sustituida por Nòemie Wolfs) interpretando a una mujer que, como luego comprenderemos, está cegando con papeles las ventanas de su humilde casa, mientras suena un teléfono que nadie atiende.


Vemos un plano algo confuso como de una planta, y a continuación dos policías inequívocamente belgas suben unas escaleras hacia el piso de Geike, quien acaba de cerrar la puerta y da pasos hacia atrás como temerosa del exterior.

En breve se desvela el misterio y el núcleo del video. Geike convive con un monstruo que está a medio camino entre Alien y La Pequeña Tienda de Los Horrores. Vamos viendo cómo ella lo alimenta, lo baña, lo cuida, le da cariño e incluso se sugiere que sexo. Todo ello lo hace con una ternura desmedida, que se va traduciendo en las miradas y en las muchas caricias que dedica al extraño ser con el que pasa sus días.



Los días pasan, como vemos por las cartas acumuladas bajo la puerta, y esta pareja singular rompe todos los lazos con el exterior, cortando incluso el cable del teléfono. 


La casa es lóbrega y oscura, sin luz del exterior y con la televisión inservible. Esta sensación se acentúa cuando vemos un jarrón con flores ya marchitas. Y sin embargo, la sonrisa de ella infunde una vida insospechada a ese extraño universo; se percibe amor a pesar de todo, cuando bailan, cuando comen, cuando ella lo baña.

La policía regresa, y con refuerzos, y finalmente logran tirar abajo la puerta. Encuentran, en el centro del salón, a Geike y su amado monstruo tumbados en el suelo intercambiando caricias. Pero, tan pronto como la luz alcanza al monstruo, éste muere, dejándola a ella sumida en una profunda pena.

Bajo mi punto de vista, y aquí me lanzo a la piscina, este videoclip aborda de forma metafórica el maltrato en la pareja, y especialmente la ceguera de la mujer que sigue con su maltratador y lo defiende porque lo ama.

Ella está aislada del mundo con un monstruo al que quiere sinceramente, al que sólo ella entiende. "Give me all your true hate and I'll translate in our bed into never seen passion", canta. "Dame todo tu verdadero odio y lo traduciré en nuestra cama en una pasión nunca vista". Está "loca por él" y esa locura le impide ver otras cosas, e incluso le lleva a reforzar el dominio que él ejerce. Enamorarse de un monstruo tiene consecuencias, pero a veces el amor es tan potente que te lleva a ignorarlas. Y al final, cuando el maltratador sale a la luz, muere.

Pero vamos, que toda esta explicación es una flipada mía que puede estar perfectamente equivocada. Lo que no es equivocado es disfrutar de este video tan singular.


No hay comentarios:

Publicar un comentario